Suele pensarse que ganar o no la lotería es una cuestión de pura suerte, aleatoriedad, azar o como quiera llamarse, y en esencia lo es.

Sin embargo, el sistema detrás de las loterías es algo más complejo que el simple azar, ya que los números deben estar organizados de manera que la selección pueda hacerse algo más entretenida.

Algunas loterías usan el sistema de decimos. Los décimos se forman por las 50 series de cada billete de 10 fracciones de los 100.000 números existentes, lo que arroja un total de 5.000.000 de decimos. Esto quiere decir que los décimos del niño son los números que compramos para participar en la lotería.

La lotería del niño es una de las que cuenta con un sistema un tanto más complejo, tal como el descrito anteriormente. Por tanto, logran captar la atención del público durante el sorteo, haciendo que el evento sea mas interesante.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *